A este hombre le construyeron un pantano junto a su casa y la carretera que le unía al pueblo de su novia quedó inundada. Él siguió viéndola, por caminos más largos y sinuosos, y se casaron, y solo la muerte les separó.